Usos del bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un detergente en polvo muy versátil, indicado para la limpieza general del hogar y otras muchas aplicaciones de uso doméstico. A continuación te detallamos sus usos, ¡no puede faltar en tu hogar!


Puedes comprarlo en nuestra tienda pinchando aquí.

Uso del bicarbonato de sodio

Para limpiar alimentos

  • Limpia y desinfecta el fregadero de tu cocina y luego llénalo con agua fría.
  • Después agrega una cucharadita de bicarbonato de sodio y sumerge tus frutas y vegetales durante 10 a 15 minutos aproximadamente.

Para limpiar alfombras con manchas no grasosas

El bicarbonato es absorbente y un gran blanqueador.

  • Espolvorea una cantidad generosa de polvo de bicarbonato de sodio sobre él.
  • Humedece ligeramente la mancha con un poco de agua caliente.
  • Una vez humedecido, deja que actúe sobre mancha por lo menos 3 horas, preferiblemente más (podrías hacerlo por la noche antes de irte a la cama).
  • Cuando esté listo, aspira el área y la mancha se habrá ido. Puedes repetir el proceso si la mancha es difícil de quitar.

Para manchas grasosas

  • Utiliza un trapo o una toalla de papel para tratar de bajar la mancha de grasa.
  • Espolvorea el bicarbonato de sodio seco en la mancha y déjalo actuar durante la noche. Cuanto más tiempo lo dejes, más grasa será capaz de absorber.
  • Por la mañana, aspira la superficie. Si todavía hay una mancha, toma un poco de jabón de plato y empieza a borrarla para ayudar a reducir la cantidad de grasa. No lo frotes ya que esto puede causar que la grasa se propague y cause más problemas.
  • Una vez hecho esto, seca la zona hasta que esté ligeramente húmeda. Ahora, rocía otra capa de bicarbonato de sodio sobre la mancha. Deje que actúe durante tres horas y luego vuelve a aspirar el área. Debes conseguir que la mancha haya sido totalmente eliminada.

Para limpiar hornos

  • Llena un recipiente con agua y añade dos cucharadas soperas de bicarbonato. El polvo se disuelve enseguida y se forma una pasta.
  • Una vez tengas la pasta lista, coge un trapo húmedo y un estropajo. Con esta pasta exfoliante rascaremos la suciedad del horno al mismo tiempo que lo desinfectamos.
  • Retira todas las rejillas y bandejas de su interior y límpialas en el fregadero con la misma mezcla de bicarbonato que has preparado. Imprégnalas bien con la pasta y deja actuar alrededor de 15 minutos.
  • Utiliza un estropajo para frotar a conciencia. El bicarbonato conseguirá desincrustar la suciedad y dar brillo al metal, y también puedes obtener un efecto desengrasante si añades un poco de lavavajillas.
  • Volvemos con el horno, y ahora debemos utilizar la mezcla de bicarbonato y agua para frotar su interior. Debe quedar todo bien cubierto así que, si fuese necesario, añade más mezcla.
  • Verás que poco a poco el bicarbonato cambiará de color al absorber la suciedad del horno. Déjalo así varias horas para que actúe.
  • Vuelve a tomar el trapo húmedo y el estropajo para limpiar el horno con bicarbonato. En este caso, utilizaremos agua caliente y pasarla por el horno rascando sobre el bicarbonato. De este modo, la suciedad saldrá con más facilidad.
  • Por último, enjuaga el estropajo y repite este procedimiento las veces que sea necesario hasta que no quede ningún rastro de suciedad. Además, esta se despegará sin esfuerzo y de forma instantánea.

Otra técnica muy efectiva para limpiar un horno muy sucio es emplear bicarbonato y vinagre. Para disfrutar de las propiedades de estos productos, humedece el trapo con una mezcla de agua y vinagre y pásalo por el horno. El bicarbonato reaccionará con el vinagre y hará espuma. La proporción que debes utilizar es media taza de vinagre blanco por cada dos de agua. El vinagre tiene propiedades desinfectantes y aporta brillo, por lo que potenciará el efecto limpiador del bicarbonato y dejará el horno impecable.

Para eliminar malos olores

En el refrigerador: Coloca un bol con 3 o 4 cucharadas de bicarbonato de sodio en la parte trasera de la nevera o del congelador para neutralizar olores. Deja actuar y cambia el bicarbonato cada dos meses.
En el cubo de basura: Para eliminar manchas, incrustaciones y malos olores solo es necesario espolvorear 2 o 3 cucharadas soperas de bicarbonato de sodio en el cubo y dejarlo actuar durante toda la noche. A la mañana siguiente enjuague el cubo y séquelo bien.
En los paños de cocina: Deja en remojo los paños toda la noche en un litro de agua caliente con 3 o 4 cucharadas de bicarbonato de sodio. Por la mañana, enjuáguelos bien y póngalos a secar.
En los desagües: Desodorice los lavabos y desagües vertiendo ½ taza de bicarbonato de sodio por el desagüe mientras corre el agua tibia y consiga una correcta neutralización de olores.

Para refrescar toallas y ropa de cama

Añade ½ taza de bicarbonato de sodio al ciclo de enjuague para conseguir unas sábanas y toallas más frescas y suaves.

Para limpiar el fregadero

En el fregadero se pueden crear bacterias y gérmenes debido a los residuos de los alimentos. Para eliminarlos, hay que desinfectar el fregadero de forma regular. Necesitarás: 3 cucharadas de bicarbonato de sodio (30 g) y ¼ de taza de vinagre blanco (62 ml).

  • Espolvorea el bicarbonato sobre el fregadero y déjalo actuar 5 minutos.
  • Frota con un cepillo y rocía con el vinagre blanco.
  • Espera otros 10 minutos y lava el fregadero. Te quedará limpio y brillante.

Para mantener los cubiertos brillantes

Para tener una cubertería brillante como el primer día necesitarás: Una cucharada de bicarbonato (10 g) y un poco de agua.

  • Llena un recipiente con agua tibia y añádele el bicarbonato, remueve hasta que se disuelva.
  • Introduce los cubiertos y déjalos unos minutos.
  • Luego lávalos como siempre y enjuágalos muy bien para que no quede ningún resto de bicarbonato. Sécalos con un paño limpio.

Para mantener tus balsosas libres de moho

Para limpiar a fondo las baldosas de tu baño y evitar que las juntas se pongan negras o salga moho a causa de la humedad, haz lo siguiente:

  • Crea una pasta mezclando bicarbonato y agua.
  • Aplícala sobre los azulejos y deja que actúe durante unos minutos.
  • Retira con una esponja o trapo húmedo y deja secar.

 

Ya ves que son muchos los usos y beneficios del bicarbonato de sodio, gracias a ello se ha convertido en un imprescindible del hogar. Si aún no lo tienes, puedes comprarlo aquí.

No hay comentarios

Publicar un comentario